La sabiduría de siempre con el cuento: La prisión subterránea

Había una vez un rey al que le gustaban tanto las manzanas, que pidió a su madrina –que era un hada–, que a aquel que cogiera una manzana del árbol que tenía en su jardín sin su permiso, se lo tragara la tierra. Y pasó lo que era inevitable que sucediera: sus hijas, movidas no tanto por el hambre sino por la curiosidad, comieron de las manzanas y la tierra se las tragó. ¿Tendrá remedio tan gran tragedia? ¡No te pierdas esta historia y aprende, que hay mucha lección!

 

 

 

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter