Oración por los padres de la familia

  • Published in Orando

1.- Introducción:

Hoy, 19 de marzo, celebramos la Solemnidad de San José, esposo de María Santísima y patrono de la Iglesia universal. Hombre de paz, es una figura muy querida y cercana al corazón de la Iglesia. En España, y en otros países de tradición católica, el día de San José se celebra también el día del padre. Los padres de familia tienen una misión tan importante al frente de sus hogares, que deben ser ayudados con la oración de su propia familia, en primer lugar, y de toda la comunidad eclesial. Especialmente en estos momentos de crisis de la familia y de la misma figura paterna, haríamos un gran servicio a la humanidad entera promoviendo entre nuestros familiares y amigos y en el seno de parroquias y movimientos apostólicos, reunirnos en el día del padre, o en un día cercano, para orar por los padres de familia. La Fundación EUK Mamie-HM Televisión les ofrece este “Ritual de oración por los padres de familia”, con el que orar por ellos para que, siguiendo las huellas de S. José, conduzcan a sus familias al cumplimiento perfecto de la voluntad de Dios.

 

A San José, Dios le confió el misterio cuyo cumplimiento habían esperado desde hacía muchas generaciones la estirpe de David y toda la casa de Israel. «Al despertar José de su sueño -leemos en Mateo-, hizo como el ángel del Señor le había mandado» (Mt 1, 24). En estas pocas palabras está todo, la decisión completa de la vida de José y la plena característica de su santidad: "Hizo". Es hombre de acción. Desde este momento, José de Nazaret entra en la historia de la salvación con la sencillez y la humildad que manifiestan su profundidad espiritual. Como padre adoptivo de Jesús, expresó toda la dignidad de la paternidad. Que la meditación sobre su vida y sus obras, tan profundamente ocultas en el misterio de Cristo y, a la vez, tan sencillas y límpidas, ayude a todos los padres de familia a encontrar el enorme valor y la belleza de la vocación a la santidad familiar.

 

Para elaborar esta Vigilia, nos hemos inspirado en diversas homilías del Papa Francisco sobre la paternidad de san José.

 

Ritual de Oración por los Padres de Familia

 

Lector: Comenzamos este momento de oración, escuchando el Evangelio del día de San José, tomado de Lucas 2, 41-51.

 

Visualización del vídeo del Evangelio del día de San José:

 

Lector: Contemplemos a San José como modelo de educador, en su labor de acompañamiento de Jesús en su camino de triple crecimiento: en sabiduría, edad y gracia.

Todos: Que los padres de familia alimenten a sus hijos con la Palabra de Dios, siempre viva y eficaz. Que sepan criarlos preocupándose de que no les falte lo necesario para un desarrollo sano. Que estén pendientes de que la gracia de Dios les acompañe siempre, acercándoles a los sacramentos de la penitencia y la Eucaristía.

Lector: Que los padres de familia estén siempre muy cerca de sus hijos, porque los niños y los jóvenes necesitan de su presencia y de su amor.

Todos: Que sean, como san José, guardianes de su camino, con esmero y bondad. Lector: Que sepan vivir la custodia a la que están llamados con fortaleza y valentía, pero también con ternura. Todos: Ternura que no denota debilidad, sino fortaleza de ánimo y capacidad de atención, de compasión, de verdadera apertura al otro, de amor. Lector: Que, con esa ternura, sepan abrir los brazos más grandes aún para custodiar a todo el Pueblo de Dios y acoger con afecto a toda la humanidad.

Todos: Especialmente a los más pobres, a los más débiles, a los más pequeños.

Lector: Que, a semejanza de san José que escuchó al ángel solo en sueños, sepan atender a Dios con esa finura para percibir lo divino y se dejen guiar por su voluntad.

Todos: Con atención constante al Señor, sabiendo tomar decisiones con capacidad de discernimiento.

Lector: Él, que una vez recibida la misión, la cumplió con dócil responsabilidad.

Todos: Y escuchó solícitamente al ángel cuando se trataba de tomar como esposa a la Virgen de Nazaret (cf. Mt 1, 18-25), en la huida a Egipto (cf. Mt 2, 13-15) y al volver a Israel (cf. Mt 2, 19-23).

Lector: Que sea un ejemplo de cómo se responde a la llamada de Dios, con disponibilidad y prontitud.

Todos: Abiertos a sus signos, libres a su proyecto.

Lector: Él, que incluso en los momentos difíciles, y a veces dramáticos, nunca se arrogó el derecho de poner en tela de juicio el proyecto de Dios.

Todos: Sino que esperó la llamada de lo alto y en silencio respetó el misterio, dejándose guiar por el Señor.

Lector: Por los padres de familia, para que sepan atravesar la oscuridad de la duda, cuando llegue, sin perder nunca la confianza en Dios.

Todos: Porque solo esta confianza puede convertir la duda en certeza, y la oscuridad de la noche en alba radiante. Lector: Que san José, al que el Evangelio define como «hombre justo» (Mt 1, 19), sea para todos los padres cristianos un modelo de vida en la fe.

Todos: Pues la expresión «hombre justo» evoca su rectitud moral, su sincera adhesión al cumplimiento de la ley y su actitud de apertura total a la voluntad del Padre celestial.

Lector: Él, del que el Evangelio no ha conservado ninguna palabra y, en cambio, ha descrito sus acciones: sencillas, cotidianas, con una constante actitud de servicio.

Todos: Que el ejemplo de su silencio sea un modelo para los padres de familia, en la sencillez de la vida ordinaria, colmada de una fe firme y una caridad ardiente.

Lector: Para que todos los padres de familia sean discretos, humildes, silenciosos, pero manifiesten una presencia permanente y una fidelidad total.

Todos: Guardando a Cristo en sus vidas, para guardar a los demás, especialmente a sus hijos.

Lector: Él, que cada día tuvo que atender a las necesidades de su familia con el duro trabajo manual y, por eso, la Iglesia lo presenta como patrono de los trabajadores, grande y humilde a la vez.

Todos: Que sea ejemplo en el que se inspiren los padres cristianos, invocándole en todas las circunstancias.

Lector: Él, que estuvo junto a María, su esposa, tanto en los momentos serenos de la vida como en los difíciles. Todos: Nos enseñe a construir nuestras familias sobre el amor que le unió a la Virgen Santísima.

Lector: Para que, bajo la luz de san José, los padres aprendan la solicitud sencilla y servicial a la familia, la "Iglesia más pequeña" sobre la cual se construye cada una de las Iglesias. Todos: Y que prendamos todos juntos a custodiar a Jesús con María.

Lector: Oremos por todos los padres del mundo, por los vivos y por los difuntos, y encomendémoslos a la protección de san José. Felicitemos cordialmente a todos los que hoy celebran su onomástica.

Todos: Que san José le bendiga y acompañe.

 

Oración final:

Oh Dios, fuente de toda paternidad, que preparaste a San José para custodiar como padre adoptivo a tu Hijo Eterno hecho hombre, ayuda a todos los padres de familia, para que busquen en su vida seguir el ejemplo de aquel que con humilde fidelidad y nobleza de corazón supo ser reflejo de tu amor paternal para los que Tú le confiaste. Haz que sus almas se llenen de paz y de silencio, que sepan servir alegremente a la Iglesia con su trabajo y oración, y que siguiendo las huellas de San José conduzcan sus familias al cumplimiento perfecto de la voluntad de Dios. Así sea.

 

Terminamos este momento de oración con la visualización de este interesante vídeo que tiene por título: “¿Cómo puedo ayudar a mis hijos?”

-Clara Martínez, LHM

pdfOración por los padres de la familia

Directo al grano

Video on Demand

StaJuana

Fernando

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter